La Salud Dental: de la A a la Z

25126927_ml

En este apartado queremos desde la Fundación Dental Española, ayudarte a conocer mejor qué puedes hacer para alcanzar una salud oral óptima para ti y tus seres queridos.

Es importante que el cuidado de la boca y los dientes comience en la infancia. Si no es así, puede tener problemas con los dientes y encías, como caries o la pérdida de los dientes.

He aquí algunas cosas que puede hacer para mantener la boca y sus dientes sanos:

  • Cepillarse los dientes al menos 2 veces al día, durante 2 minutos,  con una pasta dental con fluoruro.
  • Limpiarse entre los dientes todos los días con un cepillo interproximal.
  • Comer sano : limitar los alimentos azucarados entre comidas.
  • No fumar ni tomar excesivo alcohol.
  • Visitar regularmente al dentista: al menos 1 vez al año.

SALUD ORAL EN LA INFANCIA

¿Cuándo aparecen los primeros dientes?
¿Son importantes los dientes de leche?
¿Qué problemas causa la erupción de los dientes?
¿Cuándo aparecen los primeros dientes?
¿Es cierto que los dientes de leche no tienen raíz?
¿Qué es el molar de los 6 años?
¿Qué son las anomalías de la erupción?
¿Cuándo puedo empezar a limpiarle los dientes?
Si mi hijo aún no ha cumplido los 2 años de edad, ¿cómo debo limpiarle los dientes?
¿Qué debo hacer si mi hijo tiene entre 2 y 7 años?
¿Cada cuánto tiempo debo sustituir el cepillo de dientes?
¿Es importante la dieta para una buena salud oral en la infancia?
¿Cuál es una dieta saludable para mi hijo?
¿Qué es la caries y cómo se desarrolla?
¿Qué es la caries de la primera infancia?
¿Es cierto que si se chupa el pulgar puede originar problemas?
¿Qué debo hacer si mi hijo se fractura o se golpea fuertemente los dientes?
¿Es cierto que la caries en los dientes de leche no debe tratarse porque de todas maneras se van a caer?
¿Cuándo debo llevar a mi hijo al dentista por primera vez?
¿Cómo preparar a mi hijo para la primera visita?
¿Qué son los selladores de fisuras?
¿Qué es el barniz de flúor?
¿Es cierto que enjuagarse con un colutorio puede sustituir el cepillado en el niño?
¿Mi hijo debe usar un protector bucal?

SALUD ORAL Y EMBARAZO

¿Es seguro para la mujer embarazada acudir a su dentista?
¿Qué ocurre si durante el embarazo aparece una urgencia dental y necesita hacerse radiografía?
¿Comer entre horas me predispone a la caries?
¿Es cierto que cada embarazo cuesta un diente?
¿Qué puedo hacer para mantener mi boca sana durante el embarazo?
¿Es cierto que los vómitos en el embarazo pueden dañar mis dientes?
¿Es cierto que si tengo la boca sana, ayudo a que el bebe no tenga problemas en sus dientes?
¿Estar embarazada me obliga a lavarme más los dientes?
¿He leído que si tengo enfermedad periodontal durante el embarazo, hay más probabilidad de tener un parto prematuro. Es cierto?

PREGUNTAS VARIAS SOBRE CUIDADO ORAL

¿Sirven para algo los enjuagues de coco?
¿El vino, la cerveza y el café son buenos para mi dentadura?
¿Cómo debo lavarme los dientes?
¿Me huele mal el aliento o soy un paranoico?
¿Hacerme una limpieza me desgastará el esmalte?
¿Es necesario cambiar de cepillo de dientes después de estar enfermo?

 

MANUAL O ELÉCTRICO: ¿CUÁL ES EL CEPILLO QUE ME CONVIENE MÁS?

¿Qué me conviene más, un cepillo dental manual o uno eléctrico? Seguramente te lo has preguntado alguna vez, sobre todo en ese momento en el que estás a punto de comprar uno nuevo y miras indeciso la miríada de alternativas en la estantería de la tienda.

Las ventajas del cepillo eléctrico

La principal ventaja de ciertos cepillos eléctricos es que pueden reducir más la placa bacteriana, que es la responsable de la producción de caries y gingivitis.

Por otro lado, cuando se utiliza un cepillo eléctrico el riesgo de abrasión del diente es menor, porque estos aparatos tienen un mecanismo de control de la presión que los hace menos proclives a erosionar la superficie de los dientes.

Un mal cepillado manual, que ejerce demasiada presión sobre el diente, puede limar el esmalte dental. Se ha comprobado que las personas que usan cepillos eléctricos suelen estar entre un 20 y un 40% más de tiempo cepillándose los dientes.

Este mayor tiempo de cepillado puede estar relacionado con ciertos factores, como que la gente se canse menos o esté más motivada para la higiene bucal.

Además, algunos cepillos eléctricos de última generación incluyen una señal acústica que garantiza como mínimo un cepillado de dos minutos de duración, como recomiendan las organizaciones de salud internacionales.

Así que en términos generales, “todos estos factores, sumados, hacen que al final una eliminación mecánica de toda la placa bacteriana sea más fácil y mejor realizada con un instrumento electrónico.

Eso no quiere decir que todos los cepillos eléctricos sean mejores o que no se pueda mantener una buena higiene bucal con un cepillo manual.

En cuanto a qué tipo de cepillo eléctrico es mejor, según la evidencia científica actual los que tienen un “mecanismo oscilante-rotatorio” son los más eficaces.

Esta tecnología hace que, además de girar, el cabezal del cepillo oscile sobre el diente y vaya adoptando ángulos distintos para poder alcanzar la zona yuxtagingival, es decir, la zona donde termina la encía y empieza el diente, que es de máxima importancia para eliminar la placa bacteriana.

En términos generales no hay ninguna contraindicación al uso del cepillo eléctrico. “Hoy en día la única barrera que puede haber es de corte económico, por su precio, pero existen muy pocas  barreras odontológicas”.

Cuándo es mejor usar un cepillo manual

Aún así el experto matiza que hay algunas circunstancias puntuales en las que puede ser más conveniente utilizar un cepillo manual.

Una de ellas, por ejemplo, es después de una cirugía, cuando hay puntos de sutura o existe una zona dolorida. En ese caso un cepillo manual de cerdas ultra suaves permite un cepillado más suave, en el que el usuario puede controlar mucho mejor la velocidad y el cuidado con el que limpia la zona sensible.

Por otro lado, en algunas personas que llevan ortodoncia se recomienda que el paciente utilice un cepillo eléctrico con cuidado, porque se puede desprender un alambre o un bracket con el cepillado.

En el caso de los niños, no hay motivo por el que no puedan usar un cepillo eléctrico. Sin embargo, concede, la fidelización con la técnica del cepillado cuando son más pequeños suele hacerse con un cepillo manual, posiblemente, añade, porque hay una oferta mucho mayor de cepillos manuales adaptados al tamaño de la boca y las manos de los niños.

Consejos para perderle el miedo al dentista

    1. Encuentra un dentista comprensivo
      Puedes preguntarle a tus amigos y conocidos o buscar específicamente un profesional que se especialice en pacientes con ansiedad.
    2. Visita la clínica antes de la primera consulta
      Antes de pedir tu primera cita, visita la clínica, conoce al recepcionista y al dentista y mira cómo es el ambiente. También puedes informarles de tu ansiedad o fobia para que lo tengan en cuenta para tus futuras visitas.
    3. Elige una cita a primera hora de la mañana
      Así tendrás menos tiempo para pensar en tu fobia e ir acumulando ansiedad durante el día
    4. No llegues antes de tiempo a tu cita
      Trata de llegar a la hora en punto para no tener que esperar en la clínica. En la sala de espera puedes sentirte más ansioso ante los sonidos y olores.
    5. Planea una primera cita “suave”
      No te metas de buenas a primeras en empastes, endodoncias y anestesias. La primera visita puede ser una revisión o una limpieza, y puedes aprovecharla como una manera de conocer un poco más a tu dentista en una visita totalmente libre de ansiedad. Cuando te sientas más cómodo puedes proceder a hacer tratamientos más complicados.
    6. Acuerda una señal para avisar que te sientes incómodo
      Puedes acordar con tu dentista una señal concreta para indicarle que necesitas un descanso y quieres que pare. Puede ser simplemente señalar con el dedo o levantar la mano pero te hará sentirte más en control.
    7. Lleva tu propia música para relajarte y distraerte
      No olvides tus auriculares y tu música favorita para relajarte o abstraerte mientras el dentista hace su trabajo. El tiempo se te pasará mucho más rápido y probablemente no escuches tanto los sonidos que te generan ansiedad.
    8. Finalmente, si tienes una fobia grave, explora la posibilidad de sedación.
      Si ir al dentista te genera una ansiedad extrema puedes explorar la posibilidad de sedación. Hoy en día es posible hacer tratamientos dentales totalmente sin dolor. Una crema local en las encías puede hacer que no sientas la inyección de anestesia. Además existe la sedación por inhalación que puede ser muy útil para relajarse durante el procedimiento dental. Es una opción parecida al “gas de la risa” que se le administra a través de la boca a las mujeres que dan a luz, pero en este caso a través de la nariz.